Colección BBVA

Colección BBVA

< Volver

80 reales

Fernando VII

Castellana

Madrid

1822

Peso: 6,73 g Módulo mayor: 21,50 mm Grosor: 1,28 mm

n.º inv. 2405
Fernando VII, hijo de Carlos IV, reinó en España entre marzo y mayo de 1808 y más tarde desde diciembre de 1813 hasta 1833, exceptuando un breve periodo en 1823 en que fue destituído por el consejo de regencia. Tuvo una excepcional habilidad para dilapidar su popularidad y para convertir el apoyo y el cariño que el pueblo inicialmente le dio en total desprecio.

Ganada la guerra de independencia y Entre 1814 y 1820 restauró el absolutismo, derogando la Constitución de Cádiz y persiguiendo a los liberales. Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda estaban devastados, y los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación.

En 1820 un pronunciamiento militar dio inicio al llamado Trienio Liberal, durante el cual se restablecieron la Constitución y los decretos de Cádiz, produciéndose una nueva desamortización. A medida que los liberales moderados eran desplazados por los exaltados, el rey, que aparentaba acatar el régimen constitucional, conspiraba para restablecer el absolutismo, lo que se logró tras la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823.

El 10 de marzo de 1820 se publicó un manifiesto de Fernando VII acatando la Constitución de Cádiz que, dos días antes, el 8 de marzo, había jurado en Madrid. Es por esto que la moneda que podemos ver aquí presenta la leyenda: “Fernando 7º por la gracia de Dios y la Constitución”. Salvo en las monedas pre-romana y árabe, el latín se empleó con Roma, con los visigodos, en la moneda medieval, con los Austrias y con los Borbones hasta Fernando VII. Siendo usado ya el español desde Fernando VII hasta nuestros días.

Las monedas acuñadas durante este reinado forman la gran maravilla de la numismática mundial. Es un periodo en el que por las circunstancias políticas y de la guerra se diseñan muchos tipos de modelos (bustos, faciales…) y se crean numerosas cecas  para acuñaciones de emergencia. No hay por tanto en la historia de España otro periodo con más cecas y más riqueza numismática.
Las iniciales corresponden a los ensayadores José Sánchez Delgado (S) e Isidoro Ramos del Manzano (R) que marcan los ejemplares de la ceca de Madrid entre los años 1821 y 1823.

Anverso: Efigie de Fernando VII a derechas. Gráfila de puntos. Leyenda alrededor: “FERN. 7º. POR LA G. DE DIOS Y LA CONST.  1822”.

Reverso: Con 80 y R a cada lado, escudo coronado de Fernando VII compuesto por las siguientes armas: comenzando por arriba a la izquierda y siguiendo hacia la derecha: Aragón, Dos Sicilias, Austria, Borgoña (moderno), ducado de Toscana, Brabante, Tirol, Flandes, Borgoña (antiguo) y ducado de Parma. En el centro Castilla y León alternados, y abajo Granada. Y totalmente en el centro, las tres flores de lis de Anjou. Encima la corona real, y alrededor el collar de la Orden del Toisón del Oro.  Gráfila de puntos. Alrededor leyenda, marca de ceca y ensayadores: “REY DE LAS ESPAÑAS.  .M.  S.R.”




Fernando VII, hijo de Carlos IV, reinó en España entre marzo y mayo de 1808 y más tarde desde diciembre de 1813 hasta 1833, exceptuando un breve periodo en 1823 en que fue destituído por el consejo de regencia. Tuvo una excepcional habilidad para dilapidar su popularidad y para convertir el apoyo y el cariño que el pueblo inicialmente le dio en total desprecio.

Ganada la guerra de independencia y Entre 1814 y 1820 restauró el absolutismo, derogando la Constitución de Cádiz y persiguiendo a los liberales. Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda estaban devastados, y los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación.

En 1820 un pronunciamiento militar dio inicio al llamado Trienio Liberal, durante el cual se restablecieron la Constitución y los decretos de Cádiz, produciéndose una nueva desamortización. A medida que los liberales moderados eran desplazados por los exaltados, el rey, que aparentaba acatar el régimen constitucional, conspiraba para restablecer el absolutismo, lo que se logró tras la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823.

El 10 de marzo de 1820 se publicó un manifiesto de Fernando VII acatando la Constitución de Cádiz que, dos días antes, el 8 de marzo, había jurado en Madrid. Es por esto que la moneda que podemos ver aquí presenta la leyenda: “Fernando 7º por la gracia de Dios y la Constitución”. Salvo en las monedas pre-romana y árabe, el latín se empleó con Roma, con los visigodos, en la moneda medieval, con los Austrias y con los Borbones hasta Fernando VII. Siendo usado ya el español desde Fernando VII hasta nuestros días.

Las monedas acuñadas durante este reinado forman la gran maravilla de la numismática mundial. Es un periodo en el que por las circunstancias políticas y de la guerra se diseñan muchos tipos de modelos (bustos, faciales…) y se crean numerosas cecas  para acuñaciones de emergencia. No hay por tanto en la historia de España otro periodo con más cecas y más riqueza numismática.
Las iniciales corresponden a los ensayadores José Sánchez Delgado (S) e Isidoro Ramos del Manzano (R) que marcan los ejemplares de la ceca de Madrid entre los años 1821 y 1823.

Anverso: Efigie de Fernando VII a derechas. Gráfila de puntos. Leyenda alrededor: “FERN. 7º. POR LA G. DE DIOS Y LA CONST.  1822”.

Reverso: Con 80 y R a cada lado, escudo coronado de Fernando VII compuesto por las siguientes armas: comenzando por arriba a la izquierda y siguiendo hacia la derecha: Aragón, Dos Sicilias, Austria, Borgoña (moderno), ducado de Toscana, Brabante, Tirol, Flandes, Borgoña (antiguo) y ducado de Parma. En el centro Castilla y León alternados, y abajo Granada. Y totalmente en el centro, las tres flores de lis de Anjou. Encima la corona real, y alrededor el collar de la Orden del Toisón del Oro.  Gráfila de puntos. Alrededor leyenda, marca de ceca y ensayadores: “REY DE LAS ESPAÑAS.  .M.  S.R.”