Colección BBVA

Colección BBVA

< Volver

Anónimo español

San Agustín

finales del siglo XV-principios del siglo XVI

óleo sobre tabla
54,5 x 81 cm
n.º inv. 6751
La obra, realizada a caballo entre el siglo XV y el XVI, muestra una gran cercanía con los fondos de paisaje que aparecen en las tablas de Vicente Macip (1475-h.1545), con una gran influencia flamenca, y en el tratamiento del personaje, a las tablas que realiza su hijo Juan de Juanes (h.1523-1579), ambos principales referentes de la pintura valenciana de esta época.

Esta tabla debió de pertenecer a un retablo de grandes dimensiones y estaría situada en la zona del banco, donde habitualmente se ubicaban los santos y donantes. Probablemente ha sufrido un cambio de formato, ya que la parte superior del mismo está incompleta.
Se representa al santo escribiendo su obra más importante, Ciudad de Dios, durante el asedio de los vándalos a Hipona, a la que se alude con la ciudad amurallada que aparece en el paisaje que se observa a través de la ventana.

San Agustín es uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina. Según las fuentes, nació en el año 354 en Tagaste, cerca de Hipona, en el norte de África. En su juventud participó en la herejía maniqueísta, como recoge en sus Confesiones, y su conversión tardía tuvo lugar en Milán el año 387 por influencia de las plegarias de su madre, santa Mónica, y las instrucciones de San Ambrosio.



La obra, realizada a caballo entre el siglo XV y el XVI, muestra una gran cercanía con los fondos de paisaje que aparecen en las tablas de Vicente Macip (1475-h.1545), con una gran influencia flamenca, y en el tratamiento del personaje, a las tablas que realiza su hijo Juan de Juanes (h.1523-1579), ambos principales referentes de la pintura valenciana de esta época.

Esta tabla debió de pertenecer a un retablo de grandes dimensiones y estaría situada en la zona del banco, donde habitualmente se ubicaban los santos y donantes. Probablemente ha sufrido un cambio de formato, ya que la parte superior del mismo está incompleta.
Se representa al santo escribiendo su obra más importante, Ciudad de Dios, durante el asedio de los vándalos a Hipona, a la que se alude con la ciudad amurallada que aparece en el paisaje que se observa a través de la ventana.

San Agustín es uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina. Según las fuentes, nació en el año 354 en Tagaste, cerca de Hipona, en el norte de África. En su juventud participó en la herejía maniqueísta, como recoge en sus Confesiones, y su conversión tardía tuvo lugar en Milán el año 387 por influencia de las plegarias de su madre, santa Mónica, y las instrucciones de San Ambrosio.