Colección BBVA

Colección BBVA

Del Gótico a la Ilustración

< Volver
Este itinerario propone una mirada sobre la evolución de los gustos y la estética artística de la Europa de los siglos XV al XVIII y brinda la ocasión de evocar tiempos, estilos y ambientes muy distintos a través de la variedad y sorprendente riqueza de las obras seleccionadas.

Del siglo XV se han seleccionado obras significativas del arte flamenco e hispanoflamenco. Se parte de una escena que nos muestra los tipos, el tono grave y la interpretación un tanto ingenua del espacio tan característicos de la pintura de los Países Bajos, para arribar a la delicadeza expresiva de las tablas catalanas y aragonesas, en las que la riqueza de los oros y los relieves ofrece una imagen clara del gótico de influencia flamenca en nuestro país y de los tímidos avances del renacimiento.

Del siglo XVI se muestran tablas religiosas españolas y flamencas en las que es evidente la influencia de los grandes maestros del Renacimiento italiano y los esquemas compositivos más locales, vinculados al tratamiento pictórico de las imágenes de devoción en las escuelas castellana y sevillana. También se incluyen ejemplos de la retratística francesa, heredera de la miniatura nórdica, y de los inicios del retrato español de corte que tanta trascendencia tendría posteriormente.

Del siglo XVII encontramos una amplia representación de todas las escuelas y géneros. De la flamenca destacan unas alegorías del Aire y el Agua, una escena de enorme valor documental que reproduce con una técnica preciosista un hecho histórico que tuvo lugar en Bruselas en 1651 y la excelente versión de Anton Van Dyck de Cristo y la mujer adúltera.

De la escuela holandesa cabe mencionar una galería de soberbios retratos burgueses, escenas domésticas y naturalezas muertas, así como una excepcional alegoría del comercio, personificada en Mercurio.

Francia e Italia están también presentes con escenas religiosas —entre ellas una sagrada familia del más significativo de los caravaggistas galos, Valentin de Boulogne—, retratos y una excelente pareja de bodegones en la que es evidente el interés que suscitó en este género la representación de tapices orientales y orfebrería.

La escuela española es la más ampliamente recogida, con piezas excepcionales de artistas tan importantes como Juan Carreño de Miranda, Bartolomé Esteban Murillo, Tomás Yepes o Juan de la Corte, entre otros, a través de escenas religiosas, bodegones o retratos.

El recorrido se cierra con una selección de obras del siglo XVIII, en la que están presentes unas bellas vistas de Venecia de Jacopo Fabris, retratos ingleses de excelente calidad y dos soberbios lienzos de Francisco de Goya.
 

Obras del itinerario