Colección BBVA

Colección BBVA

< Volver

Matthijs Musson

(Amberes, 1598 – 1678/79)

 

 

XVII Flamenco

Pintor de paisajes y escenas de caza perteneciente a la escuela de Amberes. Marchante de obras de arte.

Hijo de Robert Musson, posadero, y de Elisabeth Willenhout, nació en Amberes en 1598, ciudad en la que fue bautizado el 28 de octubre. Debió de iniciar su formación artística con algún pintor local. En 1620 entró en el taller de Rubens e ingresó en el gremio de pintores de San Lucas de Amberes en 1622, fecha en la que probablemente creó su propio taller. El 24 de febrero de 1632 se casó con María Borremans, hija de un comerciante de vidrio, que murió el 12 de mayo de 1646 sin descendencia, por lo que al año siguiente, el 15 de septiembre de 1647, volvió a contraer matrimonio con María Fourmenois.

Aunque existe una amplia documentación de su actividad comercial, hay muy pocas noticias de su trabajo como pintor. En 1654 se menciona la venta de dos lienzos suyos por una suma importante, lo que hace suponer que era un artista cotizado.

Se inició como comerciante de servicio de mesa (loza, porcelana, vidrio, cuchillos) y azulejería, aunque siempre estuvo interesado por el mercado del arte. En 1647, el mismo año de sus segundas nupcias y de su nombramiento como decano del gremio de San Lucas, aparece ya como marchante especializado en obras de arte, como lo confirman sus contactos con los marchantes y coleccionistas de los Países Bajos y el extranjero. El hecho de que incluso los artistas adquiriesen obras a Musson confirma que a mediados del siglo XVII ya ocupaba un lugar preeminente en el medio artístico de Amberes, y que en la segunda mitad de siglo fue uno de los marchantes más importantes, tanto por el volumen de transacciones como por su reputación.

Su entrada en el mercado del arte se afianza tras su matrimonio con María Fourmenois (viuda de Cornelis Wael, pintor y marchante de arte flamenco, colaborador de Van Dyck durante su periodo italiano y uno de los artífices del intercambio de pintura entre Flandes, Italia y España), que supuso para Musson una gran ayuda en su actividad comercial. En la sociedad neerlandesa de la época, la mujer contribuía a la estabilidad y rentabilidad económica del hogar y por ello poseía derechos legales impensables en ese momento en otros lugares de Europa (podía hipotecar bienes, ser propietaria de inmuebles y fundar empresas), y que no se lograron en muchos casos hasta bien entrado el siglo XX.

Se sabe que al menos sesenta pintores, sobre todo de la zona de Malinas, trabajaron para Musson y Fourmenois. Muchos no son identificables, pero entre ellos encontramos a Joos de Momper el Joven, David Teniers el Joven, Frans Snyders, Pieter van Lint, Willem van Herp o Jan Verhuyck. Su formación como pintor le permitía hacer indicaciones a sus artistas sobre sus composiciones, como por ejemplo, cuando en la primavera de 1675 pide a Pieter van Lint que retoque la figura en primer plano de una composición sobre Los apóstoles, por cuya adaptación le paga 10 florines.



XVII Flamenco

Pintor de paisajes y escenas de caza perteneciente a la escuela de Amberes. Marchante de obras de arte.

Hijo de Robert Musson, posadero, y de Elisabeth Willenhout, nació en Amberes en 1598, ciudad en la que fue bautizado el 28 de octubre. Debió de iniciar su formación artística con algún pintor local. En 1620 entró en el taller de Rubens e ingresó en el gremio de pintores de San Lucas de Amberes en 1622, fecha en la que probablemente creó su propio taller. El 24 de febrero de 1632 se casó con María Borremans, hija de un comerciante de vidrio, que murió el 12 de mayo de 1646 sin descendencia, por lo que al año siguiente, el 15 de septiembre de 1647, volvió a contraer matrimonio con María Fourmenois.

Aunque existe una amplia documentación de su actividad comercial, hay muy pocas noticias de su trabajo como pintor. En 1654 se menciona la venta de dos lienzos suyos por una suma importante, lo que hace suponer que era un artista cotizado.

Se inició como comerciante de servicio de mesa (loza, porcelana, vidrio, cuchillos) y azulejería, aunque siempre estuvo interesado por el mercado del arte. En 1647, el mismo año de sus segundas nupcias y de su nombramiento como decano del gremio de San Lucas, aparece ya como marchante especializado en obras de arte, como lo confirman sus contactos con los marchantes y coleccionistas de los Países Bajos y el extranjero. El hecho de que incluso los artistas adquiriesen obras a Musson confirma que a mediados del siglo XVII ya ocupaba un lugar preeminente en el medio artístico de Amberes, y que en la segunda mitad de siglo fue uno de los marchantes más importantes, tanto por el volumen de transacciones como por su reputación.

Su entrada en el mercado del arte se afianza tras su matrimonio con María Fourmenois (viuda de Cornelis Wael, pintor y marchante de arte flamenco, colaborador de Van Dyck durante su periodo italiano y uno de los artífices del intercambio de pintura entre Flandes, Italia y España), que supuso para Musson una gran ayuda en su actividad comercial. En la sociedad neerlandesa de la época, la mujer contribuía a la estabilidad y rentabilidad económica del hogar y por ello poseía derechos legales impensables en ese momento en otros lugares de Europa (podía hipotecar bienes, ser propietaria de inmuebles y fundar empresas), y que no se lograron en muchos casos hasta bien entrado el siglo XX.

Se sabe que al menos sesenta pintores, sobre todo de la zona de Malinas, trabajaron para Musson y Fourmenois. Muchos no son identificables, pero entre ellos encontramos a Joos de Momper el Joven, David Teniers el Joven, Frans Snyders, Pieter van Lint, Willem van Herp o Jan Verhuyck. Su formación como pintor le permitía hacer indicaciones a sus artistas sobre sus composiciones, como por ejemplo, cuando en la primavera de 1675 pide a Pieter van Lint que retoque la figura en primer plano de una composición sobre Los apóstoles, por cuya adaptación le paga 10 florines.