Colección BBVA

Colección BBVA

< Volver

Pedro Díaz de Oviedo

(finales del siglo XV – principios del siglo XVI)

 

 

XV-XVI Español

Pintor de composiciones religiosas. 

De procedencia desconocida, desarrolló su principal actividad a finales del siglo XV y principios del siglo XVI en los territorios de Aragón y Navarra.

Se le adscribe dentro de las influencias del gótico procedente del norte de Europa. La primera obra de la que se tiene testimonio documental es el retablo mayor de la catedral de Tudela, consagrado el día 11 de junio de 1494.

Tras la realización de esta obra, Díaz de Oviedo debió de desplazarse a Tarazona, donde algunos le atribuyen la autoría del retablo de Santiago Apóstol de la catedral.

Hacia 1498, desarrolló algunos trabajos en la catedral de Huesca y en el retablo mayor de la basílica de San Lorenzo, del que se han conservado las tablas con las escenas del Lavatorio de Pilatos, del Ecce Homo, de San Orencio y de Santa Paciencia.

A comienzos del XVI se instaló en Tudela de nuevo, donde se le contrató para la elaboración del retablo mayor de la iglesia de Santa Ana de Buñuel. El día 12 de marzo de 1509, llevó a cabo su último retablo conocido, que se conserva en la basílica de Nuestra Señora del Romero, por encargo de mosén Marco Miguel Garcés de Cascante, canónigo de la catedral de Tarazona y vicario de la villa de Cascante.

Con posterioridad no se tienen más noticias de él, por lo que se piensa que Pedro Díaz de Oviedo posiblemente falleció en Tudela en torno a 1511 o 1512.



XV-XVI Español

Pintor de composiciones religiosas. 

De procedencia desconocida, desarrolló su principal actividad a finales del siglo XV y principios del siglo XVI en los territorios de Aragón y Navarra.

Se le adscribe dentro de las influencias del gótico procedente del norte de Europa. La primera obra de la que se tiene testimonio documental es el retablo mayor de la catedral de Tudela, consagrado el día 11 de junio de 1494.

Tras la realización de esta obra, Díaz de Oviedo debió de desplazarse a Tarazona, donde algunos le atribuyen la autoría del retablo de Santiago Apóstol de la catedral.

Hacia 1498, desarrolló algunos trabajos en la catedral de Huesca y en el retablo mayor de la basílica de San Lorenzo, del que se han conservado las tablas con las escenas del Lavatorio de Pilatos, del Ecce Homo, de San Orencio y de Santa Paciencia.

A comienzos del XVI se instaló en Tudela de nuevo, donde se le contrató para la elaboración del retablo mayor de la iglesia de Santa Ana de Buñuel. El día 12 de marzo de 1509, llevó a cabo su último retablo conocido, que se conserva en la basílica de Nuestra Señora del Romero, por encargo de mosén Marco Miguel Garcés de Cascante, canónigo de la catedral de Tarazona y vicario de la villa de Cascante.

Con posterioridad no se tienen más noticias de él, por lo que se piensa que Pedro Díaz de Oviedo posiblemente falleció en Tudela en torno a 1511 o 1512.